Hace unos meses salió la noticia de una nueva moda que se había hecho viral: inyectarse Ozempic para perder peso de forma rápida. Lo que la mayoría de personas no sabe, es que este medicamento está específicamente dirigido a personas con diabetes tipo 2, e inyectarse este fármaco sin padecer de la enfermedad puede traer consecuencias muy graves.

Qué es Ozempic

Ozempic es un fármaco que facilita la liberación de insulina en el cuerpo en respuesta al incremento de azúcar en la sangre y también ralentiza la digestión al disminuir la velocidad de salida de los alimentos del estómago. Además, ayuda a reducir la cantidad de azúcar liberada por el hígado y, cuando el nivel de azúcar en la sangre es alto, aumenta la cantidad de insulina liberada por el páncreas. 

Este medicamento recetado se usa a partir de una dieta sana y un plan de ejercicio para mejorar los niveles de azúcar en la sangre en adultos con diabetes tipo 2. También se usa para disminuir la probabilidad de sufrir eventos cardiovasculares graves, como infartos, derrames cerebrales o fallecimiento, en adultos con diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas diagnosticadas. Este medicamento no se puede recetar a personas con diabetes tipo 1, o básicamente a cualquier persona que no tenga diabetes tipo 2.

Efectos secundarios de Ozempic

Con la nueva moda muchas personas están comprando este fármaco, aunque no tengan receta, ni conocimiento de lo que este les puede causar. Su reciente popularidad se debe a que ayuda a bajar de peso considerablemente y en muy poco tiempo. Ahora conozcamos sus efectos secundarios, Geinner Morales, farmacéutico, nos explica a fondo los riesgos de este medicamento: “En el peor de los casos este fármaco puede llegar a producir cáncer de tiroides. Otros efectos secundarios pueden ser inflamación de páncreas, insuficiencia renal o niveles bajos de azúcar en la sangre. Hay farmacias que lo están vendiendo sin receta médica y me parece importante recalcar que este fármaco está prescrito para pacientes con diabetes tipo 2”.

El Informe de Posicionamiento Terapéutico, concluye que la pérdida de peso con Ozempic después de 60-68 semanas se detiene o se estabiliza. Si se retira el tratamiento, el paciente puede volver a ganar los kilos perdidos. Eso significa que se necesitaría un uso permanente para mantener estable esa reducción, aunque se desconoce si existen efectos adversos a largo plazo.

Se agota Ozempic

Con la reciente popularidad ha crecido la demanda de este fármaco, sin embargo hay muchas farmacias de todo el país que no tienen suficientes reservas. Ahora mismo pacientes están teniendo dificultades para acceder al fármaco. Morales asegura que “en personas con diabetes tipo dos lo primero que va a pasar es que aumenta los niveles de glucosa que antes se controlaban con Ozempic. Esto crea picos de glucosa que pueden ser muy peligrosos”. Muchas personas que si tienen diabetes tipo dos expresan su descontento por la escasez del fármaco por redes sociales o en noticieros, alegando que ellos lo necesitan para vivir, y que no es una simple moda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post El creciente desafío de la ludopatía entre los jóvenes
Next post Estrategias para la prevención de la ludopatía en menores