El uso de estupefacientes como mecanismo para afrontar los entornos laborales exigentes y de presión

El consumo de drogas tiene muchas caras y es muy complejo, el cual afecta a las personas en cualquier ámbito de vida. No todos los individuos que trabajan en un sector determinado tienen por qué relacionarse con las drogas, pero por supuesto se ha detectado que hay trabajos en los que hay una mayor incidencia. Este artículo va a observar los campos laborales donde es más común su uso así como las causas más probables del mismo y las soluciones apropiadas.

En España, la droga más consumida es el alcohol y según el Plan Nacional sobre Drogas, son los hombres quienes más la consumen a diario, independientemente del sector de actividad en que trabajen. 

Sin embargo, cuando nos centramos en profesiones, el consumo más elevado se encuentra en aquellos entornos que envuelven peores condiciones de vida, donde el empleado está aislado o enfrenta peligros, fuertes exigencias o inseguridad laboral. Esto ocurre sobre todo en construcción, agricultura, pesca, ganadería…Pero paradójicamente uno de los sectores donde más sucede es la medicina debido no solo al fácil acceso a las drogas sino a las largas y extenuantes jornadas laborales así como al constante estrés. 

Aunque sin duda, otros de los sectores que más se destaca es la hostelería precisamente por la misma razón que la medicina. Aunque en este caso, suele ser más común usar alcohol el cual está al alcance de los camareros o personal de cocina así como también se utiliza mucho la cocaína. Otros empleos de alta observación son aquellos relacionados con las ventas como el telemarketing, el comercio a puerta o el trabajo autónomo. 

Estados Unidos de hecho realizó un estudio al respecto donde se observó que el sector minero era el principal consumidor especialmente hablando del alcohol. Aunque si hablamos de drogas ilícitas, el sector hostelero continúa con un 19%, siguiendo el sector de construcción con un 17% y en cuarto lugar el sector del entretenimiento con un 14%.

La industria del entretenimiento y la música se asocia constantemente a un mayor consumo de drogas. Esto suele ser por los horarios agotadores, expectativas algas y la presión por la fama. Por supuesto, no todos los artistas o profesionales del entretenimiento se involucran en el consumo de drogas. Pero es uno de los sectores que más caen en esta situación.

La hostelerÍa, la vida nocturna e industria hospitalaria, haciendo referencia a trabajos en bares, clubes nocturnos y otros establecimientos de entretenimiento están mayormente vinculados a los estupefacientes por el ambiente de fiesta, las largas horas de trabajo, y la fácil disponibilidad de sustancias. Por supuesto mentalmente hablando, la presión social así como el deseo de mantenerse despiertos y enérgicos también influye en este comportamiento.

En el caso de la construcción y la industria de la minería, esta clase de trabajos físicamente tan exigentes, combinados con el estrés, las lesiones laborales y los horarios irregulares pueden terminar en el uso de drogas para responder a la demanda de su trabajo en algunos trabajadores a recurrir a las drogas para hacer frente a las demandas del trabajo.

Las profesiones de alto estrés como la ya mencionada medicina, abogacía, ejecutivos, también son de riesgo por la necesidad de mantener un rendimiento, el estrés constante y las jornadas laborales largas. Aunque cabe recalcar que la mayoría de estas personas no se involucran en el consumo de drogas, pero es una de las de más riesgo y donde es más fácil caer. 

Los trabajos relacionados con el transporte como conductores de camiones, pilotos y marineros, tienen un riesgo alto de consumo debido a lo solitario y monótono de sus jornadas laborales sin regulación así como la larga duración de los viajes. Aquellos que las usan suele ser para poder sobrellevar el aburrimiento y poder mantenerse despiertos.

El consumo de drogas en el lugar de trabajo es un problema serio que deriva en consecuencias muy graves tanto para el trabajador como para la propia empresa. Si bien hay sectores de mayor riesgo o donde es más común, el consumo de drogas no está limitado a sectores específicos. La educación, la conciencia y el acceso a programas de prevención y tratamiento que deberían ser proporcionados por las empresas contratantes son fundamentales para abordar esta problemática y promover entornos laborales saludables y seguros para todos.

 Además de una correcta supervisión y unos debidos exámenes psicológicos así como físicos que se deberían hacer cada año a los empleados de cualquier sector laboral. Desde el punto de vista mental deberían contratar a psicólogos que estén observando el comportamiento y la necesidad concreta de cada trabajador para poder aportar ayuda personalizada. También se debe trabajar en la correcta regulación de los horarios, el equipo adecuado y en tener el personal suficiente así como un equipo médico a disposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Estas son las estrategias a seguir para prevenir las adicciones
Next post ¿Qué causas te pueden convertir en un adicto?