El presidente de Philip Morris España, Daniel Cuevas, ha expresado su deseo de reunirse con la nueva ministra de Sanidad, Mónica García, con el propósito de fortalecer las medidas de prevención del tabaquismo y proteger a no fumadores, en especial a los menores, del humo y los efectos del cigarrillo.

En una entrevista con Europa Press, Cuevas ha manifestado su apoyo a una mayor regulación de los nuevos productos como el tabaco calentado y los cigarrillos electrónicos. Reconoce que estos productos no han sido regulados ni gravados a un ritmo acorde con la lógica, tanto en términos de comercialización como de fiscalidad.

El presidente de la tabacalera ha destacado la necesidad de avanzar en la regulación de tres aspectos principales: el empaquetado, los sabores y los canales de comercialización, con el fin de garantizar que no sean atractivos para los menores y que su acceso esté restringido.

Es un riesgo que los menores fumen cigarrillos electrónicos por varias razones. En primer lugar, los cigarrillos electrónicos contienen nicotina, que es altamente adictiva, y su consumo a una edad temprana puede llevar a una dependencia a largo plazo. Además, el cerebro de los adolescentes está en desarrollo, lo que los hace más susceptibles a la adicción y a los efectos perjudiciales de la nicotina.

Otro factor de riesgo es la percepción errónea de que los cigarrillos electrónicos son menos dañinos que los cigarrillos tradicionales. Los jóvenes pueden tener la falsa creencia de que los dispositivos electrónicos son inofensivos, lo que los lleva a experimentar con ellos de manera más despreocupada.

La amplia disponibilidad de sabores atractivos en los líquidos para cigarrillos electrónicos también puede influir en los menores, ya que estos sabores pueden resultar atractivos y aumentar la probabilidad de que los jóvenes prueben estos dispositivos.

Además, la publicidad y la promoción de los cigarrillos electrónicos, a menudo utilizando estrategias de marketing que apelan a los jóvenes, también puede influir en su decisión de probar estos productos.

Jesús Zamora, psicólogo especializado en recursos humanos, asegura que los factores principales que influyen en que los menores prueben los cigarrillos electrónicos incluyen la percepción errónea de su seguridad, la creación de sabores atractivos, el hecho de que la publicidad muchas veces está camufladamente dirigida a los jóvenes y la presión social de grupo. Además de haber posibles razones ocultas de tipo depresión o malestar emocional que actualmente es cada vez más común en la gente joven y menores.

Cuevas subrayó la importancia de regular los cigarrillos electrónicos, a pesar de considerarlos una alternativa más saludable, insistiendo en la necesidad de evitar diseños o sabores atractivos para los menores. Asimismo, abogó por un control estricto en la distribución y venta de estos productos, asegurando que solo estén disponibles para adultos.

En respuesta a las primeras declaraciones de la ministra en materia de tabaco, Cuevas consideró las afirmaciones como lógicas y razonables, destacando la importancia de basar las decisiones en evidencia científica en lugar de en ideologías.

El presidente de Philip Morris en España expresó su disposición a dialogar con el Ministerio de Sanidad y colaborar en soluciones que contribuyan a la prevención del tabaquismo. Además, propuso la realización de estudios sobre la calidad del aire en espacios públicos, como las terrazas de los restaurantes, a fin de respaldar decisiones fundamentadas sobre la regulación del tabaco y otros productos de nicotina.

A pesar de su optimismo sobre el futuro entendimiento con el sector público, Cuevas destacó la transformación de la empresa, enfocada en ofrecer alternativas sin combustión que reduzcan significativamente los productos tóxicos, y reafirmó su convicción de que aquellos países que fomentan estas alternativas están avanzando en la dirección correcta en términos de políticas de prevención y cesación del tabaquismo.

El presidente de Philip Morris en España espera mejorar la prevención del tabaquismo, asegurando que la solución es conservar y prevenir que los no fumadores se conviertan en fumadores así como promocionar alternativas menos perjudiciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post El impacto del alcoholismo en las relaciones familiares
Next post La lucha contra el tabaco: La campaña #Quenotevendanhumo por una generación libre de humo para 2030