Con el crecimiento de las tecnologías y la facilidad de acceso a internet por parte de la sociedad, en especial los más jóvenes, crece la preocupación entre los especialistas respecto a los datos obtenidos. Y es que los últimos estudios revelan que los adolescentes que prueban el juego tienen hasta el triple de posibilidades de desarrollar ludopatía de menores.

La adicción al juego o ludopatía hace referencia a la incapacidad del sujeto de hacer frente a los estímulos que le animan a jugar apostando su dinero o el de otros. Con la cantidad de establecimientos que están dedicados al juego en España, más de 3000, y las aplicaciones o versiones online, hacen que alejar a los más jóvenes de este vicio sea realmente complicado. Es importante informar y educar a los adolescentes a los peligros que conlleva esta actividad ya que debido a su juventud y falta de previsión de futuro los convierten en potenciales adictos.

“La ludopatía es una enfermedad, no un vicio”

Los datos recogidos son alarmantes para los profesionales y como aclara el responsable de Desintoxicación del Hospital Vithas Aguas Vivas, Auguto Zafra, “la ludopatía es una enfermedad y no un vicio”. También hace hincapié en el papel de internet a la hora de facilitar el acceso y aumentar el número de estímulos.

Para toda la vida

El problema del juego y su adicción es la capacidad de persistir en el tiempo, ya que muchas personas son capaces de autocontrolarse un periodo de tiempo determinado pero finalmente acaba fallando. Es por eso que el consenso de la mayoría de especialistas de la materia es la necesidad de un tratamiento. David Sales Climent enfatiza en la necesidad del tratamiento ya que es “una enfermedad que será el compañero de viaje de la persona y que solo desaparecerá con la muerte del paciente”. Esperan que con la voz de alarma de los especialistas las distintas autoridades e instituciones propongan nuevas medidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Una proteína puede detectar el deterioro cognitivo que causa el consumo de alcohol
Next post La semaglutida como herramienta para luchar contra el alcoholismo